Buscar este blog

Cargando...
Loading...

jueves, 22 de agosto de 2013

El maestro del Prado y las pinturas proféticas, de Javier Sierra


Retomo el blog, tras un largo periodo, para hablaros de una novela que acabo de terminar, y la cual me ha hecho replantearme el volver a escribir aquí. Se trata de una obra un tanto especial. Tengo que admitir que me encanta el arte, y gracias a Javier Sierra he vivido una aventura diferente por el Prado. Realmente ha sido esto lo que me ha gustado de la novela. Puede pecar de ser algo lenta, de contener unos personajes planos y sin el suficiente desarrollo, etc. Pero todo esto se debe al propio carácter del libro. No es una novela cualquiera, es un ensayo de arte camuflado, y por lo tanto no puede tomarse como una novela de misterio más. 
Rafael, Da Vinci, El Greco, El Bosco, Brueghel el Viejo, aparecen de una forma distinta. Yo, desde luego, ya no pienso igual cuando veo un cuadro. No se realiza el típico análisis, va mucho más allá. Al principio puede parecer lioso tanto dato y tanta batallita renacentista sobre sectas y teorías como la de los dos niños Jesús, pero con el tiempo, el relato te absorbe y te centras en los cuadros. Cabe señalar que las reproducciones de los lienzos en el libro, podrían ser de mejor calidad, con lo que cuando estaba leyendo, no me separaba del ordenador para no perder detalle. Tengo que admitir que la interpretación del famoso tríptico de "El jardín de las delicias" ha sido el que más me ha impactado de todo el libro.
Respecto a la trama, en un principio parece algo interesante, pero con el tiempo, Javier Sierra se centra más y más en los cuadros, con lo que pasa a un segundo plano. En otras palabras, mientras leía, la historia principal me daba igual, lo que quería era saber algún detalle más de los cuadros y sobre todo de los pintores. Otro aspecto que empaña la lectura, es el final abrupto, da la sensación de que tenía que acabar el libro de alguna manera. No es que sea malo, si no que está poco elaborado. 
En definitiva, con palabras del autor:
He dudado mucho, muchísimo, sobre la conveniencia de publicarlo, sobre todo porque se trata de una aventura de fuertes connotaciones personales.
Que esto no os aleje de leer este buen libro, entretenido, y sobre todo diferente. Es sin lugar a dudas, el libro más personal de Javier Sierra. Como novela, el desarrollo del argumento es algo irregular, con unos personajes olvidables por ser planos, pero por lo que destaca es por ese entramado artístico apto para todos los públicos que engancha de principio a fin.

miércoles, 26 de octubre de 2011